Descubre la causa de las canas

Publicado en por soviet


Imagen IPB
Richard Gere y sus canas… un clásico.

Muchos son los que le temen a las canas y se vuelven locos y paranoicos al toparse con un pelillo blanco en su cabellera furiosamente negra. Otros, ya resignados, observan cómo su pelo se va transformando en un manto gris (o blanco), analógicamente a cómo se propaga un virus. ¿Pero por qué ocurre esto?

Un grupo de científicos liderados por Gerald Weissmann de la Federation of American Societies for Experimental Biology (FASEB) que publican su estudio en la revista de la federación han dado con el clavo de la cuestión: el peróxido de hidrógeno. Pero vayamos por partes.

Nuestro cabello adquiere su pigmentación gracias a la melanina, el pigmento responsable de la coloración de nuestro cabello y de nuestra piel. La ausencia de melanina se asocia con enfermedades de despigmentación como el vitíligo, y lógicamente con la aparición de canas. La pregunta de los investigadores fue qué es lo que causa esta disminución de melanina.

Examinando cultivos de células de folículos pilosos, los científicos lograron comprobar que con el tiempo éstos pierden una enzima que se encarga de destruir el peróxido de hidrógeno convirtiéndolo en agua o en oxígeno. Al estar ausente el peróxido de hidrógeno comienza a acumularse, y aquí es donde empiezan los problemas.

Éste no puede ser reducido por las células al estar ausente esta enzima (cuyas variantes llevan el nombre de MSR A y MSR B), lo cual bloquea la producción de tirosinasa, una enzima que promueve la producción de melanina. De esta manera nuestro cabello pierde pigmentación deviniendo primero en gris y luego en blanco.

Antiguamente las canas se atribuían a sabiduría y conocimiento. Hoy esta explicación dista mucho de los requerimientos de una investigación científica, y ahora sabemos que el responsable de todo es el peróxido de hidrógeno. ¿Estaremos también en presencia del responsable de la aparición del vitíligo?



                                                                  Fuente -----> www.ojocientifico.com

Etiquetado en Ciencia y Tecnologia

Comentar este post