El jardin llamado "MUNDO"

Publicado en por soviet

Un jardín infantil llamado “mundo” alberga a muchos niños bajo su tutela. Algunos de los críos son más grandes que otros, pero se llevan bien en la práctica. En las esquinas están los más pequeños que siempre sienten la necesidad de ser escuchados. Los más espaciosos están con cuidado caminando, mirando qué sucede en los límites del jardín.

En la esquina inferior derecha del corral está un niño amplio en ideas y sobresale por sus inventos. En la esquina superior izquierda está otro niño mirando con desagrado lo que los otros chicos hacen. Algunos juegan a gobernar y hacen distribuciones un tanto acordes a sus sentidos. El problema suscita cuando todos toman decisiones y nadie se pone de acuerdo con respecto a un tema.

De tres o dos años de edad, los críos más chicos se intentan independizar de los mayores, pero siempre dependen de los más grandes para contener gastos o copiar ideas. Sin embargo, el niño de la esquina superior izquierda sigue mirando cómo los otros pequeños reaccionan y juegan a la superación. Ese niño tiene una mirada extraña. Sus padres poseen mucho dinero y fueron en su tiempo el eje mayor de gobierno que el jardín podía tener. Era sobresaliente en todos los ámbitos, tenía ideas extraordinarias, aunque para su propio fin.

Ya en estos tiempos, los niños han crecido un poco y cada uno vive de acorde a lo que produce. Muchos de ellos se prestan ayuda y comercian lo que tienen para cambiar de hábitos. Pero el niño de la esquina superior izquierda sigue mirando con recelo a sus compañeros de jardín. Su historia fue de libertad e independencia, ya que era considerado único en su clase. Se vio como el superior a todos, y todos los vieron como su superior. Lamentablemente, su forma de vida lo llevó a la propia desesperación y perdió el liderazgo por sentir que sus compañeros eran inferiores. Es verdad, en su tiempo fue un joven atemorizante y desmedido, fuerte pero a la vez corrupto; y eso le jugó una mala pasada. Ya al final de los días, el pequeño sólo juega con el dinero que tiene en sus manos; es mucho dinero.

Por decirlo así, los otros niños comercian con él para mantenerlo pasivo y callado. Comparten con él y lo invitan a sus fiestas, aunque lo hacen sólo para mantener el orden ¿Por qué? El niño, mirando siempre lo que sucede con los grandes y pequeños que se mueven y conversan, tiene miedo de que no lo miren o tomen en cuenta ¿Por qué? Porque ya no tiene el mismo don de poder y genuinidad que antes. ¿Cuál es el problema entonces? El problema es que todos tienen miedo de él, ya que el pequeño, intolerante ante los grandes que sobresalen en la actualidad, tiene en sus manos el dinero y un aparato que dice: “Ataque nuclear”. El niño se llama “Estados Unidos”.

Autor: Claudio Andrés Pinto Vega.


info --->www.chilecomparte.cl

Etiquetado en Filosofia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post