Estrellas de neutrones están recubiertas por "súper acero"

Publicado en por soviet

Esto es según una investigación llevada a cabo por un físico teórico que trabaja en Estados Unidos. El estudio ayudará a entender mejor la estructura de estos remanentes estelares.

Las enanas blancas son los remanentes más comunes que quedan de la explosión de estrellas cuando han muerto. En ciertas circunstancias, las enanas blancas pueden sufrir un nuevo colapso, que las convierte finalmente en estrellas de neutrones. Tal como su nombre lo dice, estos remanentes superdensos están compuestos mayoritariamente de neutrones, y en menor parte por hierro y otros elementos metálicos.


Imagen IPB
El descubrimiento revela que las estrellas de neutrones aisladas también pueden ser estudiadas mediante ondas gravitacionales (ESA).


Hasta ahora se ha podido describir en forma muy básica la estructura interna que debieran tener estas estrellas de neutrones, sabiéndose que deben tener una capa externa en extremo densa y un interior líquido. La parte interna de estos remanentes es quizás una de las partes más exóticas que posee, debido a que la teoría indica que debiera contener un fluido de neutrones y algunos otros elementos.

Pero, ¿cómo es la corteza externa?. En esta dirección fue la investigación que recientemente ha publicado Charles Horowitz, un profesor del Departamento de Física de la Indiana University.

Ha llegado a la interesante conclusión de que la capa externa de las estrellas de neutrones son al menos 10.000 millones de veces más duras que el acero mismo, luego de hacer una simulación numérica de dinámica molecular a gran escala. Los cálculos se hicieron en equipos computacionales tanto de la Indiana University como en los del Alamos National Laboratory.

También revela la posibilidad de la existencia de montañas en estos remanentes, las cuales se encuentran bajo condiciones extremas de gravedad. Sólo basta con indicar que una cucharadita del material de una estrella de neutrones debería pesar algo como 100 millones de toneladas y que las velocidades de rotación de estas promedian las 700 revoluciones por segundo.

Según Horowitz, el tamaño máximo posible de las montañas depende exclusivamente de las propiedades que tenga cada corteza. Una gran tensión en la capa densa permite la existencia de montañas de altitud suficiente como para radiar ondas gravitacionales.

Este punto es importante, debido a que si se considera una estrella de neutrones perfectamente esférica, no radiaría ondas gravitacionales, pero si tenemos un sistema binario de estos objetos hipotéticos, sí lo harían. En este caso, como se ha encontrado que las estrellas de neutrones pueden poseer montañas y anormalidades en su superficie, también pueden emitir ondas gravitacionales sin tener que estar en compañía de otro objeto.

Gracias al estudio, con sólo estudiar las ondas gravitacionales (que son patrones de oscilaciones del espacio-tiempo) de estos remanentes, se podrán determinar diversas propiedades físicas de los mismos.

info ----->www.redastro.cl

Comentar este post