Vagabundos agujeros negros, serían verdaderas reliquias de la Vía Láctea

Publicado en por soviet

Son silenciosos y ágiles, pero ahí están: son diversos agujeros negros que andan libremente por la Vía Láctea, y según un nuevo estudio también serían parte de la historia de nuestra galaxia.

Según cálculos realizados por los científicos Ryan O'Leary y Avi Loeb, ambos del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, sugieren que existen cientos de agujeros negros masivos que corresponderían a remanentes de la formación de la Vía Láctea y que estos vagarían libremente dentro de esta.


Imagen IPB
Estos agujeros negros son bastante esquivos, pero su conteo entregará información acerca de cuántas protogalaxias dieron vida a la Vía Láctea (CfA).

La primera impresión que esto da es que la Tierra en cualquier momento podría ser el próximo platillo astronómico de alguno de estos agujeros, pero hay buenas noticias debido a que el más cercano se encontraría a miles de años luz. A pesar de la peligrosidad de estos objetos relativistas, los astrónomos están ansiosos por encontrar más de estos agujeros debido a que podrían responder una serie de preguntas relacionadas con etapas tempranas de la vida de nuestra galaxia.

'Estos agujeros negros son reliquias del pasado de la Vía Láctea', indica Loeb. Agrega que el trabajo que ellos están llevando a cabo es el de 'arqueólogo astronómico', buscando y estudiando estas reliquias para aprender acerca de la historia de la galaxia y la formación de los mismos agujeros.

De acuerdo con la teoría, estos agujeros negros 'vagantes' originalmente estaban en núcleos de galaxias de masa pequeña. Luego, en miles de millones de años, estas galaxias enanas se fueron fusionando para formar las galaxias de los tamaños que hoy conocemos, tal como la Vía Láctea.

Cada vez que dos protogalaxias se fusionaban, sus agujeros negros colisionaban, y también se convertían en uno solo. Pero, durante la fusión de estos objetos relativistas, la radiación gravitacional emitida hacía que el nuevo agujero negro saliera despedido del centro, pero no con la velocidad suficiente como para que escapara de la nueva galaxia. Luego, en sucesivas fusiones de galaxias no primordiales, muchos de estos agujeros negros - según los científicos - no se fusionaron unos con otros, para finalmente generarse las galaxias de hoy que aún poseen estos agujeros negros vagabundos, que debieran ser verdaderas reliquias según lo postulado anteriormente.

Los científicos estiman que estos agujeros debieran tener masas comprendidas entre 1000 y 10000 masas solares, pero que son difíciles de ver puesto que son sólo visibles cuando están tragando materia.

Dado lo anterior, los científicos comenzarán a buscar más de estos agujeros negros en cúmulos muy compactos de estrellas. Ellos postulan que estos debieran contener agujeros negros, que si bien no son visibles por estar consumiendo materia, su presencia se podría deducir de los movimientos de las estrellas y de lo peculiarmente compactos que son ciertos conjuntos de estas.

Se espera que el resultado de esta búsqueda sea un conteo de estas reliquias, lo cual podría entregar una estimación del número de galaxias enanas que formaron la Vía Láctea. Lo anterior sin duda será importante para entender la historia de nuestro propio hogar cósmico.

info------>www.redastro.cl

Comentar este post