Contradictorios resultados sobre supuesto océano bajo Encélado

Publicado en por soviet

Dos publicaciones que aparecieron el mismo día, indicaban la existencia y la no existencia de un océano bajo la luna congelada.

Por largo tiempo se ha intentado explicar el origen de los géiseres de vapor y partículas congeladas que posee la luna de Saturno. La hipótesis más aceptada es que el satélite posee un océano interno de agua, la cual sería expulsada por estos cráteres por efectos de marea gravitacional ejercidos por Saturno sobre el océano, los cuales finalmente se traducirían en la generación de energía calorífica. Es de común acuerdo entre científicos que la evidencia fundamental que confirmaría la existencia de este océano sería la presencia de sodio en las eyecciones de los géiseres (por ejemplo, los océanos en la Tierra poseen grandes cantidades de sodio en forma de sal común).


Imagen IPB
Encélado es uno de los pocos cuerpos rocosos en el Sistema Solar que posee géiseres (NASA).

En cuanto a esta búsqueda, recientemente científicos de la University of Colorado at Boulder, ha utilizado dos telescopios para observar a Encélado, para ver si encontraban trazas de sodio en las mediciones. Al utilizar los telescopios Anglo-Australian y Keck 1, los investigadores encabezados por Nicholas Schneider concluyeron que de haber sodio en el vapor de agua emitido por la luna, sería en tan poca cantidad, que sería insuficiente como para explicar el origen oceánico de los géiseres. Schneider indicó que: 'habría sido emocionante confirmar la hipótesis de los géiseres, pero no es lo que la madre naturaleza nos está indicando (con estas mediciones)'.

Por otra parte, científicos liderados por Nikolai Brilliantov de la University of Leicester, analizaron datos de la sonda Cassini que mostraban la composición de las partículas congeladas emitidas por los géiseres. Los resultados fueron sorprendentemente contrarios a los que habrían esperado Schneider y colegas, puesto que en este caso sí se encontraron grandes cantidades de sales de sodio en los granos emanados. Las cantidades fueron más que suficientes para confirmar la existencia de un océano bastante salado debajo de la extraña luna de Saturno. Cabe destacar que Brilliantov fue quién explicó en el año 2008 cómo funcionarían los géiseres de Encélado, y su teoría requería la existencia del océano, cuya existencia él mismo acaba de determinar.

De ser ciertas ambas conclusiones: vapor sin sodio, y granos con muchas sales de sodio, ¿cuál sería la explicación a esta aparente contraposición?. Afortunadamente Schneider no hecha pie atrás en sus conclusiones, e indica que ambos estudios se complementan. En efecto, puesto que la solución - indica Schneider - podría ser la existencia de cavernas subterráneas que conectaran el océano salado con la superficie.

El científico apunta a que estas cavernas actuarían como un 'filtro', haciendo que el agua se evaporara lentamente como para que abandonara parte de su contenido de sodio, pero la fuerza con que saldría este vapor, también llevaría consigo estos restos de sales de sodio mezclados con agua congelada en el camino de salida, lo cual explicaría los resultados de Schneider y Brilliantov. Entonces los géiseres no estarían directamente conectados con el océano de Encélado.

info----->www.redastro.cl
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post