Mitologia Chilena, algunos son conocidos otros no

Publicado en por soviet

Mitología de Chiloé:
Los orígenes de la mitología chilota son una mezcla de las antiguas religiones de sus primeros habitantes, los huilliches, cuncos y onas, habitantes precolombinos del archipiélago, y las mitologías y supersticiones, especialmente celtas, traídas por los españoles y otros europeos. Decenas de personajes mitológicos existen en este verdadero Olimpo. La mayoría de estos seres corresponde a seres zoomórficos, acuáticos o terrestres, con capacidades de transfiguración. En general son malos o con capacidades de dañar.
De entre las divinidades más relevantes se encuentra la Pincoya, que representa una visión poética del amor del pescador por la belleza del mar, como fuente de empleo y alimento, o de tempestades cuando ella anda de mal humor. Otro personaje importante es el Thrauco, un enano muy sátiro al que se le atribuyen muchos de los nacimientos naturales de Chiloé.


Tentenvilú y Caicaivilú:
La gran culebra Tentenvilú proveía la sabiduría y protección a los hombres. En cambio Caicaivilú, monstruo mitad culebra, mitad caballo, por el desagradecimiento de los hombres que abandonaron el mar, despierta de un sueño de milenios iniciando el cataclismo para castigarlos soltando las aguas para que todo se inunde. Tentenvilú sale en defensa de los hombres, elevando los cerros para que éstos se protejan. Ambas divinidades continuaron su combate hasta que por cansancio cesaron. Es así como Tentenvilú logra salvar a los hombres. En cuanto a aquellos que fueron alcanzados por las aguas, solo algunos murieron, salvándose los que Tentenvilú transformó en peces y lobos marinos. Hasta la calma las aguas no se recogieron, quedando inundada gran parte de la tierra, dando origen a los golfos, ensenadas, canales y al semillero de islas que constituyen el archipiélago.

La Pincoya:
Es la diosa de la fertilidad de la fauna marina. De ella depende la abundancia o escasez de mariscos y peces. Se le personifica como una mujer bellísima y seductora de pelo rojo rubio, vestida maravillosamente, que vive en compañía de su marido, el Pincoy. Ambos viven en un constante estado de alegría y fiesta, siendo los amargados sus enemigos. El Pincoy y la Pincoya salen a la playa. Él comienza a cantar una bella y extraña canción y ella inicia un baile que lentamente llega a ser una danza frenética. Si la Pincoya baila hacia el cerro, las playas del lugar no tendrán peces, pero si lo hace de frente al mar, los mares de ese lugar serán pródigos.


Los brujos:
Los brujos son los peores enemigos de las familias chilotas. Todos conocen sus andanzas nocturnas, los maleficios y enfermedades y hasta las muertes que pueden ocasionar. Claro que hay invocaciones y técnicas para espantarlos. Los brujos se organizan en "consejos superiores" y "mayorías" y se juntan en "la cueva de los brujos" cerca de Quicaví. Allí realizan sus ritos de iniciación, instrucción, artes y luego de años obtienen su condición de tales. Los brujos obtienen poderes sobrenaturales tales como volar, transformarse en otros animales o aves, poder mental, provocar males, adivinación, etc.



El invunche:
Es un ser humano peludo convertido en monstruo por acción de los brujos. Tiene la cara vuelta hacia atrás y una pierna pegada al espinazo. Vive en la casa de los brujos donde es el custodio y consejero de otros brujos inexpertos. Se semeja a un chivo y camina con tres patas. Acompaña a los brujos en sus correrías.La voladora. Iniciada en artes brujeriles, la voladora no ejerce, sino que es la mensajera de los brujos. Una bella muchacha es transformada por los brujos en una especie de ave zancuda llamada "vauda". Luego puede recuperar su forma humana.




El Caleuche:
El Caleuche es un barco fantasma usado por los brujos para trasladarse de un lugar a otro. Por ser usado por los brujos se llama también "buque de arte", pudiendo recorrer grandes distancias a velocidades inconcebibles, y siendo sumergible puede sortear tormentas. También puede transformarse en otros elementos como un tronco o una roca. Los que lo han visto dicen que es un velero bellísimo pintado de blanco y totalmente iluminado. Los brujos lo usan para hacer negocios, transportando mercancías. A su paso se escuchan subyugantes melodías que captan a los incautos que les sirven de tripulación.


El Thrauco:

Este pequeño personaje, de no más de 65 cms. de altura, es uno de los más conocidos de la mitología chilota. Es un verdadero fauno, enemigo de los hombres y enamorado de las muchachas, en especial de las vírgenes. De aspecto deformado, es muy fuerte; con su pequeña hacha de piedra puede derribar árboles de tres golpes. El Thrauco ama la belleza del paisaje y gusta de las "murtas", pequeños frutos silvestres.
A pesar de su fealdad, es amado irresisteblemente por las doncellas, atribuyéndole sus embarazos y justificando así sus "deslices".

La Fiura:
Es la versión femenina del Thrauco. Muy pequeña y de extrema fealdad, cautiva a los hombres, en especial a los jóvenes a quienes seduce. Vive cerca de los pantanos y se baña en las vertientes donde luego peina su larga cabellera con un peine de cristal. Con la fuerza de su aliento le hace el "mal" a los jóvenes, quienes de esta forma justifican alguna enfermedad venérea.

El Cuchivilú:
Monstruo marino zoomórfico, mitad culebra y mitad chancho, habita en playas fangosas de la isla. Se le considera culpable de la sarna que se adquiere en las playas donde se le ha visto.

El Camahueto:
Es un ser del tamaño de un ternero de un año. Provisto de un solo cuerno con propiedades milagrosas, su proceso de desarrollo dura treinta años después de los cuales se muda al mar, su residencia definitiva. Se le responsabiliza de los derrumbes propios de las inundaciones.

Etiquetado en Mitologia y Leyendas

Comentar este post