10 experimentos

Publicado en por soviet


Reacción oscilante de Briggs-Rauscher

La reacción de Briggs-Rauscher es uno de los experimentos más sencillos y más impresionantes que se pueden realizar en un laboratorio. Se denomina reacción oscilante a aquella en que los productos cambian y vuelven al estado inicial de manera cíclica. En este experimento se mezclan tres soluciones incoloras en un matraz y éstas atraviesan varios ciclos desde incoloro a ámbar y de ámbar a azul-negro.



Sodio y cloro

Para ver la reacción que se produce entre estos dos elementos, basta simplemente con añadir una gota de agua. Como veréis al final del vídeo, éste es uno de esos experimentos que no conviene hacer en casa.




Reacción de Landolt

La reacción clásica que se produce al mezclar yodo con almidón resulta especialmente llamativa. En este experimento se preparan dos disoluciones y se mezclan cantidades iguales de ambas. Pasados unos segundos, la mezcla cambia instantáneamente de color.



Levitación magnética

El efecto Meissner consiste en la desaparición total de campo magnético en el interior de un material superconductor por debajo de su temperatura crítica. De esta forma, si añadimos nitrógeno líquido a un material superconductor, la expulsión del campo magnético posibilita la levitación que se observa en el vídeo.



Indicadores y hielo seco

El siguiente experimento consiste en añadir hielo seco a varios indicadores. En el momento del contacto, todos las soluciones producen las burbujas y el vapor característicos, y poco después cambian de color. El experimento es una forma de demostrar los cambios de PH y las neutralizaciones el efecto del dióxido de carbono.



Superenfriamiento

Cuando un líquido se encuentra en estado metaestable, variaciones muy pequeñas en las condiciones pueden hacer que, de golpe, el líquido cambie de estado. Como sucede en el vídeo, el agua que se encuentra en la botella está a una temperatura muy baja pero solo se convierte el hielo al salir al exterior y sufrir una alteración en su metaestabilidad.




Supercalentamiento

Otro ejemplo clásico de metaestabilidad es el que sucede cuando calentamos un café en el microondas. Muchos habréis oído la historia de alguien que echó azúcar al café recién salido del horno y se quemó la cara. Aunque la historia es exagerada, lo cierto es que en estado metaestable un líquido puede no entrar en ebullición hasta que no encuentra los gránulos que le permiten hervir





Gases pesados

La existencia de unos gases más pesados que otros hace posible la realización de experimentos tan sencillos y maravillosos como éste. Como el gas del interior del recipiente es más pesado que el aire, el barquito de papel de aluminio flota sobre él.



Viscosidad

El Efecto Kaye es una extraña propiedad de los líquidos complejos como los jabones de mano, champúes y pintura líquida. Las condiciones de viscosidad de estos líquidos provocan, al verterlos, el chorro de caída se divida en varias partes y comience un raro baile. Otros efectos viscoelásticos son el de Barus y el de Wissenberg. El primero provoca que el chorro de salida del líquido sea más ancho que la propia salida del recipiente. El segundo hace que el líquido ascienda por una varilla si lo giramos dentro de la preparación




Polímero superabsorbente

Este producto, comercializado en EEUU como "nieve instantánea, es en realidad un polímero superabsorbente creado por científicos de California, que se expande hasta alcanzar 100 veces su tamaño y generando una sustancia no tóxica parecida a la nieve.

Etiquetado en Ciencia y Tecnologia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post