Operacion Platillo

Publicado en por soviet

En septiembre de1977 en Colares Brasil la población comenzó a ser testigo de recurrentes avistamientos de luces que “atacaban” a las personas de la pequeña isla. La mayoría de los ataques se describía de la misma forma. Una luz se posaba sobre la persona y le infligía pequeñas “quemaduras” en distintas partes del cuerpo dependiendo de la persona. Durante ese tiempo, la doctora Wellaide Carvalho quien atendía en el hospital de Colares noto el aumento de pacientes que se quejaban de heridas proferidas por las luces. La doctora inicialmente creyó que se trataba de una histeria en el pueblo. Examino a varios pacientes que presentaban síntomas similares, quemaduras por radiación y extrañas marcas de pinchazos halladas normalmente en el pecho o en los muslos. Incluso una noche llego una paciente con espasmos que tuvo que ser derivada al hospital regional de Belém al igual que otra paciente que a la llegada al hospital no podía mover un músculo. Ambas murieron y no se pudo constatar la causa de muerte. Pronto se envío una solicitud al comando de fuerza aérea regional (COMAR) para que revisara los casos en Colares. Encabezando la investigación estaba el capitán Uyrangê Hollanda.

Aunque se creía había otra razón por la que el gobierno enviara a la COMAR a investigar el caso, a la operación se le dedico un curioso nombre: Operación Platillo (Operation Saucer).
El equipo de investigadores se instalo en un campamento e instalaron cámaras en ciertas playas a la vista de los lugareños para que, viendo esto, se calmara un poco la situación, pero esto fue en vano. Pronto, la doctora Carvalho supo que esta operación no era para descubrir la verdad, si no para esconderla, cuando el Capitan Hollanda le instruyo que le dijera a todos que lo que ocurría en Colares era solo un caso de histeria en masas. La doctora se negó a cooperar diciendo que ella no le mentiría a sus pacientes.
En un periodo de 4 meses el grupo de investigación tomo más de 500 fotografías y 15 horas de grabaciones respecto a las luces en el cielo. Ellos dibujaron diagramas de lo visto en reportes que eran enviados de vuelta a la base de la COMAR en Brasilia. A finales de Diciembre de 1977 llego la orden de terminar la Operación platillo sin dejar ningún reporte publico.

La Operación Platillo fue olvidada hasta el año 1997, en que el ex-capitán Hollanda contacto a AJ Gevaerd y Marco Petit, ufologistas brasileños. Quienes se reunieron con el para una entrevista sobre todo lo que el y su equipo habían visto en Colares el año 1977. Describió tres encuentro, el tercero siendo un encuentro cercano con una criatura de medio metro de alto usando una mascara que escondía su rostro, la cual en voz medio metálica, le hablo en su lengua diciendo: “Tranquilo. No te haremos daño” y luego desapareció.
Hollanda muestra un objeto que se le fue implantado debajo de la piel de su brazo izquierdo. Como el demostraba era algo sólido, pero flexible perfectamente visible debajo de su piel. Clama que se hizo varios exámenes de rayos x, pero no muestran ningún objeto.

Dos meses luego de la entrevista, Hollanda muere. Un cercano amigo, su co piloto en la Operación platillo, clama que el no había cometido suicidio, como muchos indican por su historia de enfermedades mentales y previos atentados de suicidio. Pero a pesar de eso su historia prueba que si hubo sucesos extraños en Corales y que el gobierno tenia conocimiento sobre esto.

en el 2004 Gevaerd y Petit ganaron un caso en que se les permitía acceso a los archivos de la Operación Platillo. Encontraron dibujos, reportes y fotografías tomadas por el grupo de Hollanda, pero dijeron que igualmente no todos los documentos eran dispuestos para ellos. De los cientos de fotografías tomadas, solo les mostraron 110 fotos y 200 documentos, tampoco se les permitió ver lo filmado por el equipo. Los reportes que vieron eran extremadamente detallados y comprensibles, pero no explicaban los avistamientos ni los negaban.
Oficialmente Operación platillo no encontró nada que pudiera ser explicado científicamente.

El doctor Daniel Rebisso tomo varias posibles explicaciones para lo ocurrido. Entre estas negó la teoría de que las marcas eran resultado de las murciélagos vampiros, explicando que estos dejan marcas completamente distintas cuando se alimentan. Otra teoría es que lo que se produjo fue una histeria en masa y que esas eran mutilaciones autoinfligidas, otras explicaban que las luces eran usadas por las guerrillas comunistas para asustar a los locales y así poder traer armas para su causa, esta no podía ser negada ni confirmada.
Rebisso llego a la conclusión de que algún tipo de radiación paralizaba el sistema nerviosos de las victimas y que las luces extraían algo de sus organismos.

En el reportaje que saco la revista UFO en Brasil se indica que hay mucha mas información que puede ser aprendida de los testigos, que generalmente se refiere a la luz que atacaba a los lugareños en diversas partes de la selva y les robaba sangre, también de naves en forma de cilindros o mas ovaladas. Estiman que mas de 1000 personas fueron atacadas.


Bueeno, esa es la info que pude sacar, pero hay mucha más como casos investigados en el mismo lugar pero más reciente, hay paginas con los reportes del grupo de investigaciones escaneados y les dejo unas imágenes dibujadas por el grupo liderado por Hollanda.



Imagen IPB


Imagen IPB


Imagen IPB

Comentar este post