El escalofriante caso de Amityville

Publicado en por soviet


Uno de los casos más aterradores de la historia es el ocurrido en la localidad de Amityville, en Estados Unidos, donde una familia, los Lutz pasaron 26 días en aquel lugar. 26 Días en los que fueron testigos de todo tipo de fenómenos paranormales, y que tras esos 26 dias huyeron a toda prisa del lugar, dejandol otodo tal y como estaba sin regresar jamás y hasta el día de hoy nadie ha sido capaz de volver a habitar esta casa.


Imagen IPB

La familia Lutz

El número 112 de Ocean Avenue sigue vacío desde hace 32 años. Aunque las posesiones de la familia Lutz (la última familia que vivió en el lugar) aún siguen allí. La familia Lutz se mudó al lugar el 28 de de Diciembre de 1974.. a un precio de autentica ganga por aquella impresionante casa. Desde el primer dia fueron testigos de imnumerables sucesos paranormales, Kathy Lutz llegó a dar testimonio de cómo había visto dos ojos rojos que la miraban desde dentro del armario de uno de los dormitorios. Además soñaba que los miembros de su familia eran asesinados, uno a uno.Incluso llegaron a sentir cómo algo se apoderaba de ellos, haciendoles cometer actos de naturaleza violenta. Trajeron al cura de la ciudad para bendicir la casa, pero no sirvió de nada.

Poco a poco las alucinaciones comenzaron a ser cada vez mayores… George llegó a asegurar que su mujer se estaba convirtiendo en una bruja, “pues se le estaban cayendo los dientes y el pelo.” llegó a presenciar cómo su mujer levitaba una noche en su habitación… Y él, se obsesionó con cortar leña. Toda la familia se despertaba todas las noches, siempre a las 3.15 de la madrugada, a los 26 días de vivir allí, tuvieron que salir huyendo del lugar.

La familia DeFeo. 28 dias antes.

La madrugada del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor de la familia DeFeo, de tan sólo 17 años, asesinó a sangre fría a sus padres y hermanos, con un rifle, dejando un total de seis personas muertas. Los investigadores no tenían ningún indicio que les permitiese sospechar de alguien en concreto, hasta que uno de los detectives que recorría las habitaciones de la casa en busca de alguna pista encontró en la pieza del único superviviente dos cajas de cartón de balas para un rifle. Las investigaciones comenzaron a arrojar resultados asombrosos, como un robo que el joven habría cometido contra su abuelo y sus extraños cambios de humor. Después de largos interrogatorios, la policía consiguió la confesión, y el joven fue condenado a 25 años de prisión.

Según aseguraría este años después, había algo en el lugar que le incitó a cometer aquellos asesinatos… Voces, e incluso la aparición de una sombra flamélica que le obligaba a hacerlo y que llegaban incluso a apoderarse de su cuerpo. Ronald DeFeo había aprovechado la cena para introducir en ella un veneno muy tóxico que produce estados de somnolencia, y cuando todos están durmiendo, coge una escopeta del calibre 34 y los asesina fríamente. A todos les disparó en la espalda, excepto a su madre, Louis DeFeo, a la que dispara sobre el cráneo.

Comentar este post