Dan el “anti-Nobel” a estudios insólitos

Publicado en por soviet

                           Dan el “anti-Nobel” a estudios insólitos

Pulgas de perro saltan más lejos que las de gato.

Deborah Anderson, del Boston University Medical Center, y sus colegas, que descubrieron que las gaseosas cola, especialmente su versión ligth, destruye los espermatozoides (es espermicida) y los investigadores que descubrieron que la gente come feliz las papas fritas viejas si crujen fuerte como las frescas, fueron algunos de los premiados por los Ig Nobel, una parodia de los Nobel tradicionales de Medicina, Química, Física, Economía, Literatura y Paz.
Los “Anti-Nobel” son otorgados desde hace 18 años por la revista estadounidense “Anales de la Investigación Improbable” y distinguen investigaciones reales pero divertidas que hagan reír y luego pensar, como una alternativa frente a los extremadamente serios premios Nobel que se entregarán la próxima semana. En la Universidad de Harvard, en Cambridge (Massachusetts), el jurado anunció quiénes son los galardonados de los Ig Nobel, en diez categorías.

Las cosas largas se enredan
En Física ganó Dorian Raymer de la Scripps Institution of Oceanology en San Diego (EEUU), que tranquilizó a todos los que hayan lidiado con cables o cuerdas enredadas. Con un modelo matemático dejó claro que todo aquello que sea lo suficientemente largo y delgado se enredará de forma inexorable. en la vida cotidiana. En Biología se premió a Marie-Christine Cadiergues y sus colaboradores de la Ecole Nationale Veterinaire de Toulouse, Francia, quienes averiguaron que las pulgas de los perros pueden saltar más lejos que las pulgas de los gatos.

Papas fritas engañosas
En el rubro Nutrición ganaron Massimiliano Zampini de la Universidad de Trento, Italia, y Charles Spence de la Universidad de Oxford en Gran Bretaña, quienes engañaron a un grupo de personas haciéndoles creer que estaban comiendo papas fritas frescas al reproducir un sonido crujiente cuando las mordían.
El premio de Medicina recayó en un equipo de la universidad de Duke, en Carolina del Norte, que demostró que los placebos caros funcionan mejor que la falsa medicina barata. Por su parte, Astolfo G. Mello Araujo y José Carlos Marcelino de la Universidad de Sao Paulo, en Brasil, ganaron el premio especial de Arqueología al demostrar que el armadillo puede arruinar una excavación arqueológica, porque cambia de lugar objetos en los sitios de excavación y confunde así las investigaciones que se realizan. Los galardonados se alegraron con el Ig Nobel y reaccionaron con humor porque no existe el Nobel “oficial” en Arqueología.

Etiquetado en Ciencia y Tecnologia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post